el fango está en todos lados

foto: EFE

Salud Chile, gran tierra del sur

La guerra de Arauco me cuesta la flor de mis guzmanes

Carlos Quinto

Publicado: 2014-06-18

En marzo de 1977, Perú había ganado los campeonatos sudamericanos de vóley y básquet femenino. A fines de mes, definíamos la eliminatoria para Argentina 78 con Chile en el Estadio Nacional de Lima. Recuerdo bien que una tía me dijo “ahora es el turno de los hombres de sacar la cara por el Perú”.

Chile y Perú eran en ese entonces fuerzas parejas en el fútbol: nosotros habíamos clasificado a México 70 y ellos a Alemania 74. Al final, ganamos 2 a 0 en una noche inspirada del Cholo Sotil y el presidente Morales Bermúdez bajó hasta la cancha para cantar el himno nacional enfundado en la camiseta del capitán Julio Meléndez.

Casi 40 años después, no hay nada parejo entre el fútbol chileno y el peruano. Ellos le acaban de ganar al campeón del mundo, mientras que nuestra máxima excitación futbolera está en encontrar el 'meme' más gracioso de rabiosos hinchas de Universitario o Alianza.

Chile le acaba de ganar a la España del “tiki taka”, la admiración del mundo, el espejo en el que todos los fundamentalistas del fútbol bien jugado no se cansan de mirar. Lo ha hecho con un hombre en el banco que estuvo en Lima y fue ninguneado por el Sporting Cristal. 

Para nadie es un secreto que “El Camello” Jorge Soto y una jauría de jugadores, cuyas mejores hazañas se han escenificado en salsódromos y hostales de la avenida La Marina le hicieron la famosa “camita” a Jorge Sampaoli, el argentino que le ha dado a Chile la victoria más grande de su historia futbolística. El paso del “Hombrecito” por Perú fue contado en detalle por el periodista Miguel Villegas en esta excelente nota del Diario El Comercio. 

Cinco años después de ese episodio con el ‘Camello’, Jorge Sampaoli clasificó al Mundial de Brasil 2014 con Chile. Jorge Soto se retiró del fútbol y hoy administra una cevichería en Miraflores. Nunca fue a una Copa del Mundo. (Miguel Villegas)

Chile ha ascendido al primer mundo del balompié. En ese mundo, Perú se ha trasladado al trópico. Aquí todo se pudre rápidamente bajo la intemperie de nuestros diarios de cincuenta céntimos. Como Sampaoli, hay otros casos de excelentes estrategas que se fueron por la puerta falsa (Pinto, Gareca) víctimas de conspiraciones de camarín confabuladas por peloteros con titulares en la sección de espectáculos. 

Con su victoria frente a España, Chile ha cosechado su victoria número 11 en 9 mundiales disputados. Perú se ha quedado en 4 victorias en 4 participaciones. Las figuras de Cubillas, Sotil y Chumpitaz, son tan familiares a las nueva generaciones como para la mía las de Francisco Bolognesi y Miguel Grau. Héroes en blanco y negro que pertenecen a un tiempo lejano.

Solo nos queda aplaudir a Chile. Lo que han hecho esta tarde en el Maracaná supera largamente nuestra mejor hora, el baile que le dimos a los escoceses en el Chateau Carreras de Córdoba en 1978. Y si no, veamos de nuevo el primer gol en el arco de Casillas, cuando llegaron con pelota al ras del césped, lacerando el corazón del área española.

Aplaudamos a Chile. Seguramente, hay algunos a los que la envidia y el chovinismo les impedirá hacerlo, y hallarán consuelo en que en Perú se sigue comiendo mejor que allá. En lo que a mí respecta, estaría dispuesto a no volver a probar ni un ceviche más y a comer pan con palta por el resto de mi existencia, con tal de vivir una alegría futbolera como la que vivió esta tarde ese gran país del sur. Salud Chile, tierra de guasos bien montados.

-España 0 - Chile 2


Escrito por

Juan Carlos Ortecho

Twitter: @jcortecho. Periodista. Investigación, boxeo, fútbol y zurcidos invisibles


Publicado en